domingo, 8 de julio de 2012

OTTO FERNANDO SOBERANIS - SUPERMAN Y LA MOTO DE OTTO


La moto de Otto, La franja de cumpleañeros de Metroestéreo, Aquí el mundo (Yyyyyyyy que alegre!!!!, besito en la frente), y más recientemente El Clásico Mañanero llevan la marca Soberanis. Estos son algunos de los programas de radio y televisión gracias a los cuales los guatemaltecos conocemos la voz e imagen de Otto Soberanis.

Personalmente no puedo decir como lo recuerdo más, si como el presentador de noticias de Aquí el Mundo, o como la voz que nos animaba desde muy temprano cuando compartía con mis compañeros de estudio las frías madrugadas en la Escuela de Agricultura, de Bárcena, Villa Nueva. Camino a las prácticas de campo, nos subíamos a la “moto de Otto” con temas como Viviendo a la vecindad de Alicia (Smokie), Reina de Corazones (Juice Newton), El Cobarde del Condado y Lady (Kenny Rogers), recorrimos la Ruta 101 (Herp Albert) y generalmente nos Sentimos Bien (Chick Mangione) y disfrutamos con el Diseñador de Música en el Pueblo Feliz (Lipps Inc.), y que decir cuando alcanzamos la Gloria (Laura Branigan)… alagran!!! Que tiempos aquellos!!!. En “la Metro” también escuchábamos a Eduardo Salatino, Moisés Jerez, Roberto Rodas Molina, Rafael Ovalle, entre otros.

Recuerdo que no dejé pasar la oportunidad de ir a “la Metro” para que nos grabaran y transmitieran el anuncio de nuestra fiesta y jaripeo del Día del Árbol en 1981 y 1982. Fue una experiencia fascinante conocerlos personalmente y hablar con aquellos grandes personajes de la radio.

Otto Fernando Soberanis Olaverri ha superado el medio siglo en radio y generalmente parece tan fresco como una lechuga. En entrevista con Silvia Sánchez Rosales, publicada por Prensa Libre el 23 de marzo de 2003, indica que se inició en radio cuando salió al aire una estación eminentemente juvenil que vino a revolucionar el esquema radiofónico hasta ese entonces. Se llamaba Radio 9-80; los espacios eran corridos, es decir, programación desde las 6 de la mañana hasta las 11 de la noche dedicada a jóvenes, sin radionovelas ni espacios noticiosos o para el ama de casa, sino que dedicados exclusivamente para la juventud. Los locutores, disck jockey se les llamaba en aquel entonces, eran jóvenes de 16 ó 17 años. Cuando esta estación salió, ya tenía la inquietud de la locución, tal vez porque su padre le platicaba mucho sobre que él también había tenido esa idea cuando joven. Eso fue en 1961, y de ahí para acá ha recorrido algunas otras estaciones de radio. Después de Radio 9-80, pasó a Radio 5-60. Allí trabajó con el pseudónimo de Lino Olaverri, porque ésa era la política de la empresa.

¿Por qué escogió ese pseudónimo?

“Surgió de la fecha de mi cumpleaños, que es el 23 de septiembre. Ese es el día de San Lino y Olaverri es mi segundo apellido. Con ese pseudónimo también me conoció mucha gente y me ayudaba muchísimo a esconderme de cobradores y todo eso (ríe)”.

¿De dónde surgió lo de la Moto de Otto?

“Esto fue a principios de los 80, cuando pasé a formar parte del ‘staff’ de una estación en frecuencia modulada llamada Metroestéreo. Surgió por un tema musical interpretado por el grupo puertorriqueño Menudo. Ellos sacaron una canción que se llamaba “Súbete a mi moto”. Yo utilizaba esa canción como el tema de apertura de mi turno”.

En sus inicios en la radio, ¿también operaba las máquinas?

“Sí, era operador y locutor; bueno, más que eso, era botonero. Quienes están en el ambiente saben lo que significa la palabra botonero. Porque el operador tiene que tener también mucho conocimiento técnico. La verdad es que yo nunca lo he tenido, lo único que hacía era menear los botones de la consola, por eso digo que era más botonero que operador”.

Entre 1976 y 1988 incursionó en televisión única y exclusivamente como presentador de noticias, a través del noticiero “Aquí el mundo” que se transmitía a las 10:00 de la noche por Canal 3, bajo la dirección de Mario David García. Era la imagen nocturna de las noticias, junto a Manuel Marroquín Ortega y Carlos Anleu Samayoa. Curiosamente, Soberanis se transformaba en un personaje totalmente diferente al de la radio, ya que por las noches frente a las cámaras aparecía serio, formal, cuidadoso al hablar, bien trajeado y encorbatado, con unos anteojos tradicionales y bien peinado, como dándole un aire a Clark Kent. Mientras que en las madrugadas era Superman, jovial, dicharachero, bromista y muy accesible para un público mayoritariamente joven.

¿Tuvo algún problema por ser su cara tan conocida?

“Para serle absolutamente franco, no. En una ocasión tuve un incidente, si es que se le puede llamar así, con algunos universitarios que estaban en preparativos de su desfile bufo. En ese tiempo recuerdo que la trayectoria del desfile fue totalmente cambiada y recorría parte de la 7a. avenida, en la prolongación, por la zona 4. Yo pasé por allí y un grupo de estudiantes me reconoció. “Miren, allí va el de Aquí el Mundo”, gritaron, y comenzaron a lanzar objetos contra mi carro, pero afortunadamente no fue mayor cosa. Por el contrario, la gente ha sido muy amable conmigo. Recuerdo que en una ocasión un médico que encontré en la calle me saludó y me dijo: ‘Disculpe que lo trate con tanta familiaridad, pero a costa de estarlo viendo todas las noches, ya lo siento mi amigo’. Yo iba a diferentes lugares y las personas me reconocían y brindaban cierta atención. De esa época yo guardo muchos gratos recuerdos”.

¿En qué estriba el éxito de un programa?

“Yo he tratado de proyectar una interacción con el público, lo que considero es fundamental para que uno pueda tener cierto éxito, pues el público está ávido de expresarse y participar. Yo creo que actualmente el trabajo o la labor del comunicador es lograr esa interacción con el público”.

Desde hace algún tiempo se le escucha en el programa Clásico Mañanero de Clásica 106.5 FM, compartiendo micrófonos con su fiel escudero Ever Hernández, así como con Tita Mendoza. Es un morning show que cuenta con la preferencia de un gran auditorio que se dirige a centros de estudio o de trabajo.Los jueves tiene una sección "Mil Novecientos Ayer" en la que trae relatos de la Guatemala de Antaño, desde luego con su peculiar estilo.

7 comentarios:

  1. Yo recuerdo su frase "arriba arriba o le crece la barriga" aún hoy y viviendo en el extranjero es la frase con que levanto a mis hijos cada mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante completo para quienes ni se imaginan porque le dicen master

      Eliminar
  2. ES UNA PERSONA SENSACIONAL, UN SER GENIAL, AUN SIN CONOCERLO PERSONALMENTE, UN GRAN AMIGO, UN FOREVER YOUNG.......BENDICIONES OTTO.

    ResponderEliminar
  3. Cuando te posteas la biografia? no la encuentro por ninguna parte.

    ResponderEliminar