miércoles, 4 de abril de 2012

ABDÓN RODRÍGUEZ ZEA - LA VOZ DEL BÉISBOL

Más que merecido homenaje para el amigo, compañero y maestro... a siete años de su partida a la Eternidad.

¿Estará bueno o no? Cada ser humano tiene una misión que cumplir en esta Tierra y se convierte en una emocionante realidad cuando hacemos lo que mas nos gusta como lo hizo Abdón Rodríguez Zea, reconocido ampliamente como La Voz del Béisbol en Guatemala”. Fue un locutor profesional que hizo lo que mas le gustaba y de la forma que lo disfrutamos todos a través de la radio y la televisión. Su estilo era original, emotivo y vibrante cuando narraba las temporadas y las series mundiales de béisbol con tal versatilidad y certeza que tenía la seguridad de cantar las jugadas antes que el mismo umpire lo hiciera. Abdón fue tan especial que hizo suyo un tema de Bebu Silvetti, Velvet Hands (Manos de Terciopelo), con el cual se le identificó y se le recordará cada vez que sea escuchado por los guatemaltecos aficionados a los deportes.

Abdón Isidro Rodríguez Zea nació el 17 de septiembre de 1950; era hijo de Abdón “el Pajarito” Rodríguez Marroquín, fotógrafo de la Presidencia de la República, y doña Carmencita Zea Ruano de Rodríguez.  Desde muy temprana edad, a los 16 años de edad, realizó sus primeras transmisiones deportivas frente al micrófono de Radio Ciros. Su pasión por el beisbol se consolidó a principios de la década de 1970, era aficionado a los Yankees de Nueva York.

Durante varios años, a partir de 1972, en TGW fue narrador de béisbol, comentarista de baloncesto y boxeo, así como redactor y presentador del programa Deportivas TGW.

Entre los años 1975 a 1991 se desempeñó con mucho éxito en los canales de televisión nacional, especialmente Televisiete y Canal 3, en donde relató inolvidables jornadas de los play offs y Series Mundiales del Béisbol de Grandes Ligas, además de otras competencias deportivas internacionales. Era la imagen de Cabalgata Deportiva Gillete y del Mundo Deportivo Marlboro. También se dedicó al medio noticioso; trabajó como presentador y jefe de redacción de Siete Días y luego como director de Notisiete, y algunas transmisiones especiales, como las de Semana Santa.

En 1987 ingresó a la ACD y fue electo Vocal II de Junta Directiva. Entre 1987 y 1989 trabajó como asesor de la Municipalidad. Posteriormente, también lo fue del ex presidente Ramiro de León.

En 1993 se incorporó al staff deportivo de Emisoras Unidas de Guatemala, donde también impuso su calidad e incursionó en los comentarios de fútbol. Todavía me causa gracia al recordar su comentario luego de que un delantero fallara un remate a gol o un tiro libre: “Ah! Tiro más desgraciado ¿pero quien le dijo que era futbolista? Si es más malo que la tos ferina”

Ángel Mario Figueroa, director de Fabustéreo, emisora en la que Abdón Rodríguez tenía una franja musical por las mañanas, asegura: “era una persona especial, por su amistad y excelente calidad como compañero de trabajo. Era único. No creo que exista alguien con las mismas capacidades para narrar el beisbol en Guatemala, gracias a ese timbre de voz tan especial que Dios le dio”.[1]

Como alguien versátil, hábil para improvisar, un hombre con sentido del humor y amante de la lectura describen sus compañeros a Abdón. “¡La vida hay que vivirla al máximo!”, solía recordarle a Nelson Pineda, de Fabuestéreo. Durante tres horas entretenía a sus oyentes con anécdotas personales y comentarios de sus viajes, y nadie se sorprendía ya cuando lo veía bailar en la cabina. Horas después, era capaz de conmover a sus radioescuchas con un poema de Benedetti en Cosas de la Vida.[2]

Algunas de las frases con las que Abdón condimentaba sus transmisiones y que le hicieron ganarse la admiración y aprecio de muchos oyentes: “Ave María purísima”, “Arriba Chicacao!!!”, “Te fuiste Marcelina”, “Atásquese ahora que hay lodo”, "ahí va un palo largo...", “Ay malaya quien pudiera con esta soga lazar al viento que se ha llevado lo mejor de mi cantar”, “Ay vida para que fuese Eterna!”, “Que Lindo!”, “Quisiera ser el Crucifijo del Rosario donde rezas!”, “Quisiera ser resfriado para caerte al pecho!”, “Señorita sin amores, cero hits y cero errores”, “El que nació para triste ni bolo es alegre”, “Pasando el Niágara en bicicleta”, “El pitcher esta tirando piedras”, “Le están dando al pitcher y no son consejos”, "hasta el último out se habla", “el que nació para barrilete no solo en noviembre vuela”, “nunca diga nunca”.

Otras frases de Abdón con las que conquistó la mayor audiencia al béisbol en Guatemala: “Contra la base por bolas no hay defensa”, “Después del error viene el Hit”, “Pitcher que abre ponchando pierde el partido”, “Después de un gran foul un gran ponche”, “Cuando se abre con triple no se anota”, “Bola entre tres de nadie es”, “Nunca van tan lejos los de adelante si los de atrás saben correr”, “El rancho ardiendo... Bases llenas sin out", “No se vaya con la mala escoja la buena...", "Primera del octavo “Salud!!!”, “A tres outs de la cerveza!!!”, “Ahí un ruletazo bueno para doble play, se le cae la bola…mmm mejor denle un canasto", “Strike tirándole un poco mas tarde que mañana”, “Le tira a una bola altísima, la piñata es en la tarde”, “La carrera de la quiniela”, “La tapa al pomo”, “Que gane el mejor pero mejor si ganamos nosotros”, y no podía faltar "Arriba los Yankees!!!".

En agosto de 1995, Abdón me abrió las puertas de Emisoras Unidas. Por medio de Juan Alejandro Meoño me invitó a ser “cantagoles” en Amatitlán y otras canchas departamentales. Pocas semanas después me incorporé al staff de planta. Así fue como compartimos una década como compañeros de trabajo, toda una gama de experiencias a cuales más diversas en aquella empresa.

Junto a Josué Morales, “el de las mil voces” del programa “A todo dar”, Abdón Rodríguez Zea hizo dupla de enviados especiales de Emisoras Unidas para que efectuar una cobertura especial en el Mundial FIFA de Fútbol de Francia 1998.

En octubre de 1999, la editorial Oscar De León Palacios publicó su libro “Te fuiste Marcelina”, una amena y jocosa recopilación de frases, refranes y versos. Fui uno de los pocos privilegiados, junto a Kike Rodríguez y Juan Gabriel Tiul, en haber asistido a la Plaza España para su presentación y recibir de sus propias manos un ejemplar autografiado.

En la Vuelta a Guatemala, 2004, nos bautizó a Edson Aldana y a mi como Batman y Robin, después de aquella memorable etapa de Quetzaltenango hacia San Marcos, cuando la moto del “Tecolote” se quedó sin frenos.


En la Semana Santa del 2005, mi buen amigo y ahora padrino y compadre Arnoldo Hernández nos invitó, a mi hijo Oscar Josué y a mi, para ir a disfrutar de un merecido descanso en una finca en Tiquisate. El Jueves Santo, 24 de marzo, nos levantamos muy temprano y nos preparábamos para viajar a la capital. "Abdón me ha invitado muchas veces, desde hace varias semanas, para que llegue a almorzar hoy con él y no le puedo fallar", le dije a Noldy, quien sorprendido por mi celeridad me contestó: "Pero él sabe que esta semana es de relax, no lo va a regañar, ni que fuera su padre". Por alguna razón que desconozco hasta el día de hoy, le dije: "Fíjese Noldy que hay algo en mi corazón que me dice que debo estar con Abdón hoy, siento como que ya no voy a tener otra oportunidad de hacerlo". Dicho y hecho, emprendí el viaje con mi hijo hacia la capital y fuimos a almorzar gallina y bacalao con Abdón y su esposa Esperancita, junto al staff de "A todo dar": Tita Mendoza, Celia Recinos, Josué Morales, JJ Barrios, Julio Serrano, Milo, Edson, Florecita, Susana y varios más. Fue la última vez que compartí una reunión de ese tipo con Abdón.

El sábado 16 de abril, nos encontrábamos con Edson Aldana Girón transmitiendo desde el estadio Marquesa de la Ensenada, en San Marcos, un juego entre Deportivo Marquense y Dep. Heredia. Francisco Rubén De León me llamó desde la capital para contarnos que vieron muy mal de salud a Abdón y le sugirieron que se fuera a casa. Una noche anterior, sorprendió a todos al presentarse en la cabina para narrar su último partido: un juego de los Yankees, su equipo favorito. Pero lamentablemente ya había iniciado su último viaje, de la radio fue trasladado al hospital Nuestra Señora del Pilar donde fue internado por una múltiple complicación de salud. Una semana después, el lunes 25 de abril de 2005, a los 54 años dejó de existir. Como él mismo decía: “Ah! Si yo les contara… pero no les voy a contar”.


[1] Prensa Libre, martes 26 abril de 2005
[2] El Periódico, martes 26 abril de 2005

6 comentarios:

  1. Otra frase lindisima de mi gran Abdon fue : Vida, si tuviera 7 vidas, 7 vidas serian para ti !, como te extrañamos Abdon, ERES EL MEJOR ! nunca habra otro como tu, QEPD !

    ResponderEliminar
  2. También decía de una forma muy particular de él: Se va, se va, se va y se fue....home run.

    ResponderEliminar
  3. Tambien decia hay Dios me voy a morir y no voy a ver a guate en un mundial.

    ResponderEliminar
  4. Tambien decia hay Dios me voy a morir y no voy a ver a guate en un mundial.

    ResponderEliminar
  5. Otro como Abdon, no nunca. Aunque el decia Nunca diga Nunca

    ResponderEliminar
  6. Falta esta que decia asi : " Ponganle una sotana " cuando alguna bola pasaba entre las piernas de un jugador

    ResponderEliminar